Corazón Dividido

Nació siendo el segundo gemelar, pero su hermanito solo vino de paso y nos dejó a los 5 meses, desde entonces toda esa tristeza la reverti en alegría por él, porque me necesitaba y su hermanito sé que lo cuida desde el cielo, si no fuera por sus caricias y sonrisas no hubiera podido seguir con el vacío que dejó su hermano, por eso una parte de mi corazón está en el cielo y la otra parte acá en la tierra con mi pequeño Elian Roberto. Aquí luego de tomar su tetita y su chupon de monito que le encanta.

This entry was posted in Héroes.

Historias de Superpapás

Comments are closed.