Mi pequeña guerrera Almita AT

Mi bebé se llama María Gabriela y es un amor es muy cariñosa. Ella es una guerrera porque desde el embarazado fue complicado con placenta previa y mucho reposo, íbamos muy a menudo al hospital para ver si nuestra pequeña se encontraba bien. Había pasado ya las 40 semanas y ella no me daban síntomas de parto nuestra familia y yo estaba muy preocupados pues en el hospital cercano no nos daban explicaciones y no nos atendían bien hasta que mi esposo decidió que mejor vayamos a la maternidad y una doctora nos indicó que se estaba perdiendo líquido y el 19 de agosto del 2017 me internaron para inducirme el parto, mi barriguita estaba con monitoreo y pase toda la noche escuchando el corazón de mi bebé, literalmente no dormí. Al día siguiente sin haber dormido y con hambre gracias al doctor que me atendió me ayudó a que comience la labor de parto y gracias a Dios nació mi bebé. Al ser madre primeriza todo se me hacia nuevo y como no sabia como hacer que mi bebé succionar bien la leche, me lastimaba.. Para mi ponerme ropa que topará mis pechos era terrible y como no lograba tener suficiente leche era duro pues ella comía mucho y lloraba por falta de leche pero gracias a que logramos comprar unas conchas recolectoras se pudo curar la piel lastimada y a la.vez podía almacenar la leche de mi bebé… Eso me ayudó tanto ella ama tomar la leche materna y se que eso es lo mejor para ella aparte de los nutrientes crea un lazo que todas las madres sienten con sus hijos, el lazo del amor..

This entry was posted in Héroes.

Historias de Superpapás

Comments are closed.