MI GRAN PROMESA DE FE

Mi corazón se entristecía, cuando veía a un bebe con sus padres, y pasaba anhelando tener con ilusión a mi hijo. Pasaron 7 años para que mi pequeño Samuel este conmigo, hace 2 años atrás, antes que mi bebe viniera, cada dia pedía a Dios con un corazón entristecido que me permita tener la dicha de ser madre, al orar colocaba mi mano en mi vientre, declarando en su nombre (Dios) que iba a realizarse ese gran milagro en mi vientre, y es así como espere con mucha fe y paciencia cumplirse esa promesa. Llegó el 1 de Julio del 2.017 cuando me sentí la persona más feliz y agradecida con Dios, en ese momento me enteraba que Dios había respondido a mi petición y me encontraba embarazada de 11 SEMANAS. Entre consultas y chequeos, doctores me decían que podría venir con un retraso mental, siempre me mantuve confiando en Dios, y estaba segura que mi bebe venía normal, puesto que Dios siempre lo estuvo fortaleciendo en todo el proceso de mi embarazo, ya que mi embarazo era de alto riesgo. En agradecimiento a Dios mi pequeño se llama Samuel Ezequiel que significa enviado y fortalecido por Dios. El 1 de Enero del 2.018 nació mi gran promesa de Fe a las 23:50 desde que nació gracias a los biberones Avent, ha reducido su problema de cólico y reflujo.

This entry was posted in Héroes.

Historias de Superpapás

Comments are closed.