Mi guerrera Ámbar

Ámbar prematuramente nació a sus 34 semanas, con bajo peso, por lo que su succión era débil y pasamos una temporada de lactancia diferida con la ayuda de los biberones Avent… Me siento una héroe al no rendirme y lograr la lactancia materna exclusiva, ya mi bebé logra succionar directamente del seno y estamos comenzando la aventura de la alimentación complementaria.

This entry was posted in Héroes.

Historias de Superpapás

Comments are closed.